Cómo morir en Internet y sobrevivir en el intento

Un día muy lejano moriremos en el mundo real 1.0 pero seguiremos vivos en el virtual 2.0. Nuestros sucesores deberán ingeniárselas para resolver nuestra herencia digital. En el año 2.098, Facebook tendrá más personas muertas que vivas. ¿Qué ocurrirá con tus redes sociales, documentos en la nube, correos electrónicos, fotos, claves bancarias, tiendas digitales…? Imagina que eres un influencer, o que vendes por Amazon y obtienes ingresos de Internet, o que has comprado bitcoins.

 

Testamento digital

Algunos Seguros de Decesos incluyen garantías que se ocupan de resolver estos problemas. ¿Cómo?

La aseguradora cerrará tu rastro digital y transferirá los archivos de la nube a los herederos. Apple, Google, PayPal, Twitter, Outlook, Amazon, Dropbox… ya han activado protocolos para facilitar el cambio. Facebook, por ejemplo, permite eliminar el perfil, convertirlo en cuenta conmemorativa o que sea administrada por un heredero.

Los contratos deberán cancelarse. Entonces los contenidos digitales de pago desaparecerán y no podrán disfrutarlos los beneficiarios. Habrá que nombrar un albacea digital que acceda a tus cuentas, recupere claves y presente el certificado de defunción cuando sea necesario.

Según las leyes españolas, el testamento ampara todos los bienes (analógicos y digitales). Te recomendamos que tu testamento tradicional incluya también el digital (mucho cuidado porque el testamento on-line no existe, solo el que se firma ante notario)



Deja un comentario